Qué son los monederos fríos y por qué se usa para resguardar dinero

Qué son los monederos fríos

Los monederos fríos pueden mantener más resguardada la información de tus llaves privadas, pero son recomendados para usuarios que lo frecuenten esporádicamente. 

Para iniciar en el Mundo del Bitcoin y las criptomonedas, uno de los conceptos que el inversionista debe tener claro es para qué sirven las wallets o billeteras. Las billeteras son plataformas virtuales ideadas para almacenar divisas digitales y habilitadas para el intercambio de fondos, los cuales se dividen en dos grandes bloques: monederos calientes o fríos, que dependen de la plataforma y cómo desean mantenerlos sus usuarios.

Los monederos calientes o wallets en línea, pueden ser manejadas desde cualquier dispositivo conectado a Internet y sus llaves privadas (de acceso) son guardadas en servidores online de la misma billetera del acreedor. Estos monederos son ideales para aquellos que desean hacer transacciones con frecuencia, sin embargo, si las llaves o contraseñas son débiles en privacidad, pueden ser hackeadas y el usuario perder su dinero recaudado en criptomonedas.

Según cálculos de estudiosos de la seguridad informática, en el primer semestre de este 2018, equipos de hackers han robado alrededor de US$1.100 millones en monedas digitales y dudan que ese dinero sea recuperado, porque muchos de los recursos robados son usados para actividades relacionadas al lavado de dinero.

Allí nace el interés de los inversionistas en usar monederos fríos, almacenando su dinero en modo offline, diferenciándose de las billeteras calientes online y de esta manera, evitar un ciberataque. Desde una memoria USB (un pendrive) hasta un papel, son utilizados para guardar los códigos de acceso a este monedero, aunque también existen empresas que venden unidades muy similares a la memoria USB, pero están especializadas sólo para esta tarea.

Para explicarlo mejor, las memorias externas de almacenamiento de llaves privadas, necesitan conectarse al computador, al realizar una transacción y en ese momento los fondos quedan expuestos. De esta manera, los monederos fríos tienen una ventaja, porque fueron creados para realizar transacciones directas sin necesidad de conectarse al equipo.

Sin embargo, David Emm, investigador de la firma Kaspersky Lab UK, empresa del Reino Unido dedicada a la seguridad informática, explicó que uno de los beneficios de los monederos calientes es que al estar conectados online su acceso es fácil, donde quiera que estés, en cualquier momento y desde cualquier dispositivo a la billetera, permitiendo algo importante en estos tiempos, la inmediatez. Además, agregó un aspecto negativo de los monederos fríos y es que el usuario debe confiar sus activos a un tercero y es un factor de riesgo para su resguardo.

Estas dos opciones no son las únicas para el almacenamiento de claves y las criptomonedas, también existen los monederos de papel, en el que las personas imprimen sus datos para acceder a su dinero en una hoja de papel, donde se revelan largos códigos compuestos por letras y números, dejando de última opción, los monederos cerebrales, sencillos, pero difíciles para ser recordados, el inversionista debe memorizar sus llaves privadas. Por la complejidad de los códigos, los usuarios suelen crear fórmulas, utilizando frases conocidas, para rememorarlas.

Cada vez más personas y empresas están invirtiendo en criptomonedas, un mercado que ha crecido aceleradamente en el mundo y que promete afianzarse como referencia en la economía mundial en poco tiempo, por eso el motivo de conjuntos malintencionados por controlarlo a través del robo de divisas y utilizándolo en negocios ilícitos. La meta es crear contraseñas seguras y elegir el monedero que más se adecue a las necesidades del usuario.

Artículo anteriorArtículo siguiente