¿Qué es Blockchain?

No sólo brinda innovación y transparencia al escenario de la economía mundial, sino un mayor progreso a otros aspectos de la sociedad

Blockchain es una innovación que está siendo aplicada desde hace ya una década, nació con el lanzamiento de la primera criptomoneda del mundo, el Bitcoin, de la cual se sustenta esta tecnología traducida al español como cadena de bloques. Este avance no sólo está iniciando un cambio significativo en la forma en que vemos la economía y el mapa financiero mundial, sino que también puede ser aplicada para otros ámbitos esenciales para el desarrollo de la sociedad, como en la salud y los registros de información de cada ciudadano por parte de instituciones gubernamentales.

No más intermediarios

Un ejemplo de una transacción común o tradicional de la mayoría de los países es en donde una persona desea depositar a otra una suma de dinero, se suele usar un vínculo o intermediario entre ambos que sería un banco, el cual centraliza los movimientos de capital de un lugar a otro.

La labor del banco es descontar de la cuenta del depositante la cantidad y este le anuncia al otro banco (si es que la cuenta es de otra entidad financiera) que debe depositarle al acreditado esa suma de dinero. Todo resulta muy simple al explicarse de esta manera, pero ambos clientes dependen del control del banco para realizar este tipo de operaciones, además, de estar propenso a sus condiciones y el cobro de comisiones por transacciones realizadas.

La cadena de bloques

Su tecnología elimina, prácticamente, la aparición de algún intermediario para realizar alguna transacción, de manera que las operaciones realizadas sean descentralizadas. Los usuarios participantes son los que tienen el control, para realizar transferencias de dinero y también para otro tipo de transacciones que, en el momento en que se hacen, miles o millones de nodos verifican las transacciones para validarlas, con una copia de la misma que se transmite a través de toda la cadena de bloques.

Blockchain funciona como un gran libro de cuentas en donde los registros o bloques están entrelazados y cifrados con criptografía para proteger y mantener de forma segura cada transacción.

¿Cómo se realiza una transacción?

No es un proceso complejo, cuando una persona decide transferir dinero a otra, es necesarios que un grupo de usuarios o mineros comprueben que el proceso es el idóneo. Nunca se conoce cuál es la identidad del que realiza la transacción ni quién la recibe, sólo se sabe que de una cartera digital saldrán criptoactivos para otra.

El usuario emisor avisa a la red que desea realizar una transacción y verifican si su cartera tiene ese dinero disponible para realizarla, los nodos toman esa información y pasa a formar parte de un bloque de transacciones, sin embargo, los datos no están almacenados de forma definitiva. Se agregan más y más transacciones a ese mismo bloque, que tiene una capacidad limitada, dependiendo de la estructura de la cadena y del tamaño de cada transacción hasta llegar el momento en que se completa el bloque para pasar a la validación, a lo que se le llama minería de criptomonedas.

 ¿Qué es el minado de bloques?

El minado de bloques se basa en realizar una cantidad de complejos cálculos matemáticos que solicitan tiempo, electricidad y un gran hardware o computadoras potentes, que se convierten en mineros de la red que validan las transacciones y compiten entre ellos para ser los primeros en crear un bloque que se agrega a la cadena y así, recibir un premio en criptomonedas por la hazaña. Al tener la cadena de bloques, se sincronizan las operaciones a través de los nodos para evitar que las transacciones sean irreversibles y que no exista algún fraude.

Lograr minar o añadir un bloque es cada vez más costoso, es por eso que se hacen grupos llamados “pools” que funcionan similar a una cooperativa; cuando uno de ellos logra crear el bloque resolviendo el problema criptográfico, avisa a los demás y ellos se encargan de verificar que es así y agregarlo a la cadena de bloques completa que tienen en los ordenadores.

Los bloques enlazados contienen un puntero hash codificado que enlaza a cada bloque con el anterior, además del tiempo y todos los datos de la transacción para hacerla pública, o que explica su finalidad de proteger al usuario, pero que permite controlar la transparencia y trazabilidad de las transacciones. Este proceso evidencia el camino que ha tomado cada criptoactivo en la cadena de bloques.

Otros aspectos

Aunque la cadena de bloques inició como un nuevo enfoque en el que vemos la economía y las finanzas, también es aplicable a otros ámbitos de la sociedad. Una de las principales plataformas es Ethereum, con la que se puede realizar muchísimos tipos de transacciones. Lo más positivo de su tecnología, es que cualquiera de esas transacciones se agrega a la cadena de bloques, lo que permite que la adquisición de productos y servicios en los que comúnmente se necesitan intermediarios no necesiten de éstos para su compra.

Su aplicabilidad puede ser vista en diferentes ámbitos, como:

– El registro de propiedades, agilizando los largos trámites;

– Al realizar pagos reales con una tarjeta prepago de criptomonedas con la que se podría comprar como con dinero convencional;

– En el registro de propietarios de automóviles y seguros de bajo costo para los mismos;

– Para almacenamiento en la nube de forma descentralizada, validando la identidad de cada usuario;

– En el almacenamiento de datos de los ciudadanos por parte de organismos estatales o en servicios públicos, en el área de la seguridad social y salud pública;

– La contabilidad de una empresa que puede simplificar y hacer más segura la información que manejen, entre otros.

Transparencia y seguridad son las palabras más acertadas para hablar de la esencia de Blockchain, una tecnología que cambia la perspectiva de la forma tradicional de hacer procedimientos y gestiones. Un ecosistema justo y definitivamente capaz de brindar confianza y beneficios a los que la utilicen.

Artículo anteriorArtículo siguiente