Mitos y errores más comunes en el mundo de criptomonedas

Muchos son los errores que cometen los usuarios de criptomonedas, empezando por que en su afán de comenzar rápidamente a hacer parte del ecosistema no leen o investigan lo suficiente

Los mitos acerca de las criptomonedas

Es más que natural que ante lo desconocido, el ser humano desarrolle teorías a fin de explicar lo que no logra entender, una tendencia natural y muy humana, de ahí la existencia de innumerables mitos y leyendas con los que desde siempre el hombre ha tratado de dar respuesta a lo que no comprende.

La situación no es ajena al mundo de las criptomonedas, en torno al cual circulan muchos mitos los cuales son una de las razones por las que muchos inversionistas se cohíben de participar en el ecosistema. Entre estos mitos podemos destacar los siguientes:

1. Las criptomonedas no son dinero real

Un mito que se deriva de la creencia común que las personas tienen de que el dinero es un “producto” del Estado, lo cual termina falsamente determinando que las criptomonedas no tienen categoría de dinero, debido a que no tiene un respaldo gubernamental.

Hace mucho que el dinero fiat representado en el papel moneda dejó de estar respaldado por un elemento físico, el oro. Las reservas federales de los gobiernos dejaron de ser suficientes para la enorme cantidad de billetes emitidos, razón por la cual ya no existe un respaldo para el dinero más que la confianza que los ciudadanos depositan en su valor. Lo que es bastante similar a lo que sucede con las criptomonedas.

Dinero es todo aquello a lo que se le asigna un valor y un poder adquisitivo determinado por el mismo, que lo convierte en un medio de intercambio directo, en la medida en que cualquier activo, físico o digital, tenga estas mismas características es considerado dinero.  

En este contexto las criptomonedas poseen todas las características para ser consideradas dinero, digital, pero dinero al fin y al cabo, y aunque uno de los cuestionamientos para estos activos digitales se refiere a la falta de respaldo físico, tenemos que decir, que esta no es una falencia exclusiva de las criptomonedas.

2. Las criptomonedas funcionan como un multinivel o una pirámide

Con la llegada de Bitcoin muchos delincuentes sacaron ventaja del desconocimiento de los principiantes y de su afán de obtener “dinero fácil”, para generar propuestas de negocio falsas en las que mediante sistemas Ponzi estafaron a una gran cantidad de ingenuos. Esto generó un ambiente de desconfianza con respecto a todo lo que estuviera en relación con Bitcoin y las criptomonedas. 

Pero no hay nada más lejano a la naturaleza de las criptomonedas que los esquemas de negocio multiniveles, ya que para invertir en criptomonedas no es necesario entregarle dinero a nadie, es un emprendimiento personal en el que el usuario es su propio administrador y para lo cual solo necesita ser muy precavido para realizar la mejor elección.  

La característica que más da certeza a este hecho es la naturaleza descentralizada de las criptomonedas, es decir el principio de no requerir intermediarios, algo que riñe con otra de las creencias comunes en el ecosistema crypto enfocada a saber quién está detrás de cada proyecto o dónde se ubica su sede.

Las criptomonedas se compran y se venden en plataformas que se encuentran en Internet, los conocidos exchanges, por medio de oferta y demanda, muy similar a la actividad de una Bolsa de Valores, sin necesidad de dirigirse a alguna oficina ni de entregar dinero a nadie. 

3. Las criptomonedas sólo sirven para lavar dinero y vender drogas

Desde su aparición a  las criptomonedas se les ha atribuido de alguna manera u otra la participación en muchas actividades ilegales, tales como tráfico de drogas, lavado de dinero, financiamiento al terrorismo, trata de personas, etc.

Aunque no se puede desconocer que quienes primero aprovecharon las ventajas de una red de transacciones descentralizadas como las criptomonedas, en especial de Bitcoin, fueron estos sujetos interesados en pasar desapercibidos por las autoridades, en la actualidad las agencias de seguridad del mundo aseguran que el porcentaje de uso  ilícito de las criptomonedas es mucho menor que el uso legítimo que le dan la gran mayoría de usuarios.

Además sería un absurdo atribuirle a las criptomonedas la responsabilidad de todos los problemas que presenta la sociedad en la actualidad, siendo que son los mismos que han existido desde mucho antes de la existencia de estas nuevas tecnologías.

4. Las criptomonedas son solo burbujas a punto de explotar

Primero que todo debemos tener claridad de qué es a lo que refiere el término “burbuja” en el ámbito de la economía. Una burbuja económica, también llamada burbuja especulativa, burbuja de mercado o burbuja financiera, es un fenómeno que se produce en los mercados, en buena parte debido a la especulación y que se caracteriza por una subida anormal, incontrolada y prolongada del precio de un activo o producto.  
Una burbuja es producto de los errores especulativos sobre el valor de mercado futuro. Se sostiene mientras los errores impulsan el alza y a la vez el alza impulsa más errores. Pero lo más transcendental en el caso que nos ocupa, el de las criptomonedas, es que se trata de un fenómeno que puede ocurrir con cualquier activo financiero. 

Los activos que protagonizan las burbujas rara vez desaparecen, como el caso reconocido de la burbuja de la inversión en tulipanes, conocida como la Tulipomanía, el primer caso de una burbuja económica documentado en la historia, un periodo de euforia especulativa que se produjo en los Países Bajos en los años anteriores a 1637. El objeto de especulación fueron los bulbos de tulipán, cuyo precio alcanzó niveles desorbitados, dando lugar a una gran burbuja económica y una crisis financiera. 

Los tulipanes, como activo protagonista de esta burbuja económica no desaparecieron, la burbuja especulativa si, y es exactamente lo que sucede con las criptomonedas y en especial con Bitcoin pues esta es la más popular y comercializada, su precio sube y baja de manera muy rápida, pero a largo plazo su tendencia siempre será al alza debido a que es una criptomoneda de existencia limitada.

5. Las criptomonedas son volátiles por que Blockchain no es confiable

Muchos se equivocan al relacionar la volatilidad de las criptomonedas con la credibilidad de la tecnología blockchain, algo absurdo dado que Blockchain tiene muchas más aplicaciones que ser solo un soporte para criptomonedas, tanto como para que probablemente a largo plazo sea la tecnología que transforme la economía y muchos otros aspecto de la sociedad.   

La cadena de bloques y las criptomonedas están bastante relacionadas, y juntas funcionan a la perfección, sin embargo también pueden funcionar de manera excelente por si mismas.  No hay un solo uso para blockchain y todos los negocios y la industria pueden aprovechar los beneficios que aporta la tecnología subyacente de los libros distribuidos.  

6. Las criptomonedas terminarán destruyendo el medio ambiente

Es una realidad que la minería de criptomonedas demanda un excesivo consumo de energía, en especial las que basan su proceso en el protocolo PoW, muchas de las teorías generadas alrededor de este hecho suenan más a profecías apocalípticas que a una realidad cercana.

El científico Randi Rollins de la Universidad de Hawái publicó un informe sobre los efectos del cambio climático y el incremento de la temperatura a nivel global, en el cual asegura que si la tecnología de Bitcoin es adoptada al mismo paso que otras tecnologías, para 2043 la minería habrá subido la temperatura 2º C. Algo que parece muy alarmante, pero si el problema es el consumo de energía ¿porque atribuírselo a las criptomonedas, que existen desde hace solo 11 años?

El experto en Blockchain y criptomonedas Andreas Antonopoulous ha mencionado al respecto que «las luces de navidad sí son un desperdicio de energía». Son muchas las actividades realizadas por los seres humanos que generan un gasto energético considerable, los correos electrónicos, las búsquedas por internet o la visualización de videos online también requieren de grandes consumos energéticos y, por tanto, también contaminan. Al utilizar una tableta o un smartphone para visualizar una hora de video semanal, al cabo de un año habremos consumido más electricidad que dos neveras nuevas.

Según un estudio realizado por el Electric Power Research Institute en 2012, un iPad consumía 9 kWh al año y para entonces Apple había vendido 170 millones de iPads,que en conjunto usarían 1,53 TWh al año. Durante el primer trimestre de 2012 se vendieron más de 43 millones de televisores LCD, cuyo consumo anual combinado fue de 8,8 TWh. Se estima que tan sólo en Estados Unidos hay más de 65 millones de lavadoras, que consumen aproximadamente 300 kWh al año. El consumo combinado de todas ellas sería de 19,5 TWh al año, prácticamente el consumo de la plataforma bitcoin, refiriéndose solamente a las lavadoras en Estados Unidos. La perspectiva, como suele ocurrir, puede cambiarlo todo. 

En este contexto podemos asumir que los efectos en el cambio climático achacados a la minería de criptodivisas pueden estar siendo exagerados, más si consideramos que la temperatura ha aumentado en los últimos 118 años  1.13 grados C, por lo que  afirmar que se incrementará 2 grados más sólo por la minería en los próximos 25 años parece ser un dato muy exagerado.

Errores más comunes cometidos en el mundo de las criptomonedas

Muchos son los errores que cometen los usuarios de criptomonedas, empezando por que en su afán de comenzar rápidamente a hacer parte del ecosistema no leen o investigan lo suficiente, en especial cuando se trata de los términos y condiciones, y de seguir las instrucciones de la manera correcta. Pero adicionalmente estos son los errores que se deben evitar cuando de criptomonedas se trata:

1. Contraseñas 

Al crear tu contraseña para una billetera de criptomonedas debes tener en cuenta que de ella depende que puedas acceder a tus activos, y los más importante, de esa contraseña depende la seguridad de tu capital.

Debes crear una contraseña que sea fácil de recordar, pero que nadie más pueda descifrar, así que tu fecha de nacimiento, tu dirección de casa, el lugar de nacimiento de tu mamá, puede ser información que muchos conocen, lo cual le resta privacidad. Una contraseña segura por lo general contiene números y letras al azar, y debe tener un respaldo casi siempre externo para que en caso de perderla u olvidarla sea fácil de recuperar. Si se escribe en algún papel, debe ser guardada en un sitio al que solo tú puedas acceder.

Debes tener siempre presente que si la pierdes, tus criptomonedas se perderán ya que sólo tu tienes acceso a ella, y en la blockchain de tu criptomoneda no se guarda una copia de tu acceso, por lo que nadie te podrá ayudar a restablecerla.  

2. Seguridad del dispositivo

Mantener actualizado el computador o dispositivo desde el cual se accede a una billetera o se realiza la actividad de minería es absolutamente necesario, de no hacerlo corres el riego de exponer la seguridad de tu software y de la información que tienes almacenada.

Es importante contar con un antivirus actualizado, más cuando tienes la costumbre de descargar mucho contenido y acceder a muchos sitios web, que podrían venir contaminados con malware que ocasionaría grandes daños a tu dispositivo. Lo mejor sería que utilizaras un equipo solo para realizar tus actividades con criptomonedas, trading, accesos a la wallet, etc.

3. Utilizar un solo exchange

Los exchanges no son 100% seguros, siempre cabe la posibilidad de que estos sean atacados, y si no son muy solventes, entonces despídete de tus criptomonedas, así que si no movilizas tus activos constantemente es preferible que no los mantengas en un exchange por mucho tiempo, y si lo haces utiliza varios.

El mejor lugar para que tus criptomonedas estén seguras es tu monedero, sobre todo si no eres un experto en trading y solo estás capitalizando el valor de tus activos digitales. 

4. No verificar la dirección de envío

Copiar y pegar no funciona puesto que existen virus que pueden tomar control del contenido dentro del portapapeles de tu computador, así que esto es muy riesgoso sino verificas que sea la misma dirección que te enviaron.
Tampoco se trata de colocar caracter por caracter, pero si de prestar mucha atención y revisar por lo menos que los tres primeros caracteres, los tres caracteres del medio y los tres últimos caracteres coincidan, así podrás estar completamente seguro de que estas enviando a la dirección correcta.

5. Trading a través de redes sociales

De nada sirve tomar todas las medidas de seguridad anteriores si vas a vender criptomonedas en un grupo de facebook. En las redes sociales no hay plataformas que te aseguren que tu dinero está protegido, nunca realices transacciones con terceros a través de Internet y evita quedar con personas desconocidas en sitios cerrados.

Existen diversos canales para el intercambio de criptomonedas de manera segura e instantánea, que pueden servirte para intercambiar tu dinero fácilmente, sin problemas y sin arriesgarte, así que si éstos existen, ten por seguro que no vale la pena correr riesgos innecesarios.

6. Invertir todo  en una sola criptomoneda

El mercado de las criptomonedas es muy volátil, unas más que otras, así que si se tiene una buena cantidad de dinero para invertir en criptomonedas, es bueno considerar diversificar la inversión, así no estarás sometido al comportamiento de un solo activo, o correr el riesgo de que tu inversión pierda valor cuando haya una tendencia bajista de la criptomoneda en la cual hayas invertido tu capital. 

7. Muy poca investigación

A nuestro parecer, es el mayor error que puede cometer un inversionista en el ecosistema cripto, pues muchas oportunidades de inversión pueden resultar siendo verdaderas estafas. 

Es mejor profundizar en un tema que dejarse llevar por lo que algún otro, con un interés desconocido, te pueda decir. La web está llena de información al respecto, de proyectos nuevos, puedes acceder a la información publicadas en los Whitepapers de cada uno, verificar en los foros, en las redes sociales  y sacar tus propias conclusiones, a fin de tomar una decisión acertada.  

Nos gustaría conocer tus comentarios respecto a este tema, así que deja tus opiniones. Recuerda suscribirte a nuestro Newsletter, para seguir actualizado acerca del ecosistema digital. 

Artículo anteriorArtículo siguiente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *