Libra, la criptomoneda de los monopolios de Mark

Aunque Facebook no se encuentra en su mejor momento y la confianza que depositan sus usuarios en sus redes sociales es algo relativo, Zuckerberg lanzará Libra

Este artículo fue actualizado el 18 de junio de 2018

Se dice que la ambición es el deseo intenso y vehemente de conseguir algo difícil de lograr, especialmente riqueza, poder o fama, pero se puede comprender esta aspiración o necesidad acentuada en alguien que no posea mucho o tal vez nada. Entonces, ¿cómo lo podríamos interpretar, cuando estas ansias de alcanzar, tener o lograr, provienen de quien ya lo tiene todo? Y no sólo para él, sino para unas cuántas generaciones de sus descendientes. 

El poder corrompe, dicen los sabios, experimentados y conocedores de los caminos y atajos del diario vivir. Cuando puedes, lo haces aunque no lo necesites, sólo para satisfacer ese vacío que da el tenerlo todo.

Tal es el caso, al parecer, del joven y multimillonario propietario de Facebook, Instagram y WhatsApp, entre otras. Hablamos de Mark Zuckerberg, quien inició plagiando a sus amigos, los gemelos Winklevoss, luego de crear el prototipo de lo que terminaría siendo una de las redes sociales más importantes del mundo. Un archivo de datos personales que hoy usa a su antojo para sacar provecho de toda la información que, de manera despreocupada, vuelcan los usuarios en la red. 

Entre Coins te veas

Ahora, no conforme con ser el administrador de una inimaginable cantidad de información que capta en su monopolio digital, también cristaliza una idea que ha venido masticando hace unos pocos años, y es hacerse un lugar dentro del mundo de las criptodivisas. Los primeros pasos los dio con el experimento que muchos dieron por un fracaso, pues fue cancelado a los dos años de haberlo implementado. Nos referimos a Credits, moneda digital destinada a transacciones de bienes virtuales y funciones premium que dejó de existir debido a su escaso éxito. 

También es bueno mencionar otro ejemplo bastante interesante, el llamado Project Libra, una criptomoneda que Facebook estuvo desarrollando para WhatsApp el pasado año y que iba a contar con el respaldo del dólar, de la que no se ha vuelto a tener noticias. Hoy vale la pena preguntarsesi en realidad fueron un fracaso o más bien un tanteo del mercado, mientras se estudiaba el comportamiento de las masas y el mercado en referencia a las criptodivisas, para luego lanzar GlobalCoin.

Así es, Zuckerberg se afianza en Facebook para traer al ecosistema de las criptomonedas una más, la llama Libra, y la presenta como una alternativa para los millones de personas que no poseen cuentas bancarias a nivel mundial. La promesa es simple, transacciones bilaterales sin pagos de comisiones a la banca. Negociaciones en sus plataformas principales en las que los beneficiarios primordiales serán sus suscriptores (y obviamente él mismo). 

Retoma negociaciones con los igualmente multimillonarios gemelos Winklevoss, que ya manejan su propio Exchange, conocido con el nombre de Gemini, lo cual le viene como anillo al dedo al proyecto de Facebook para hacerse un lugar dentro las criptodivisas. Libra viene con las intensiones de ser respaldada con el dólar americano y el euro, lo que pretende darle cierta seguridad e intenta evitar la volatilidad que ya es conocida en el mercado de las criptomonedas.

Ahora, lo interesante de todo esto es preguntarse, ¿qué más quiere Zuckerberg? 

Para los entendidos en estos menesteres, no es un secreto que  Facebook no se encuentra en su mejor momento, la confianza que depositan sus usuarios en sus redes socialeses algo relativo. La red social ha sido duramente criticada en los últimos años debido al mal manejo de los datos personales de sus usuarios, lo que hace bastante probable que los reguladores examinen este lanzamiento con microscopio muy, muy de cerca.

Si con los datos personales es capaz de hacer negocios, ¿por qué no lo haría con una criptomoneda propia, en una blockchain propia, que rompa con lo establecido por Satoshi al crear la primera moneda descentralizada de la historia? 

Monopolios dentro de monopolios

Las redes sociales que hoy son su propiedadpueden ser consideradas enormes monopolios que utiliza a su favor. La descentralización quedará anulada en esta propuesta, pues el CEO de Facebook propone negociaciones dentro de una blockchain con una criptomoneda propia que fungirá como una supuesta solución para los millones de personas que son ajenas a cuentas bancarias por infinidad de razones, pero que al finalserán parte de una agenda en manos de un chico que, si algo ha demostrado, es que sus usuarios son cifras que le aportan ganancias.

Aunque ya se han adelantado conversaciones con altos funcionarios del gobierno de los EE.UU., y el proyecto se tiene pensado lanzarlo en al menos 12 países de manera simultánea en el primer trimestre del año 2020, Facebook no la tendrá fácil, pues deberá trabajar muy duro para cumplir con un sinfín de regulaciones en los países en los que quiera lanzar Libra, y la prueba más dura e importante resultará en si las personas confiarán lo suficiente en su sistema para animarse  a cambiar su efectivo por la nueva criptomoneda.

Analicemos y cuestionemos

Hay entonces que preguntarse, ¿estaríamos dispuestos a cambiar nuestros dólares o euros por Libra? ¿La nueva criptomoneda de Facebook será una solución para los usuarios, o nada más una herramienta pro-ambición para Mark?

Muchas son las interrogantes que hay para responder todavía acerca de este proyecto. Algunos expertos critican la decisión de respaldar la criptomoneda en una moneda determinada, porque impide el crecimiento de la misma. ¿Cree usted que Facebook piense esta vez más en el usuario que en el valor mismo de Libra? De ser así, posiblemente la atarán al dólar.

Pero como decíamos al inicio de este artículo, “la ambición es el deseo intenso y vehemente de conseguir algo difícil de lograr, especialmente riqueza, poder o fama”.
Síguenos en las redes sociales y suscríbete a nuestra página web para seguir recibiendo la información más actualizada en noticias del ecosistema cripto.

Artículo anteriorArtículo siguiente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *