¿Es fácil minar criptomonedas?

En mucho procesos de minería es posible participar tan sólo con una buena tarjeta gráfica, las cuales funcionan muy bien para resolver cálculos matemáticos.

¿Qué es la minería de criptomonedas?

Minar criptomonedas se refiere al conjunto de procesos necesarios para validar y procesar las transacciones de una criptomoneda, la actividad mediante la cual se emiten nuevos criptoactivos y confirman transacciones en una red Blockchain.  Realizarla depende del algoritmo que use la red para alcanzar consenso distribuido: Prueba de Trabajo (Proof-of-Work, PoW), Prueba de Participación (Proof-of-Stake, PoS) u otro.
   
En el caso de Bitcoin, la minería consiste en validar y registrar las transacciones en la cadena de bloques, a través de PoW, protocolo que puede también encontrarse en criptomonedas como Bitcoin, Litecoin y otras. Para esto, todos los nodos de la red participan en la resolución exitosa del acertijo que supone la búsqueda del bloque, donde teniendo en cuenta un número aleatorio y aplicando una función criptográfica, se encuentre como resultado un hash que cumpla con una característica específica.
   
Este trabajo requiere esfuerzo y poder de cómputo, lo que asegura que sea complejo escribir nuevos bloques de transacciones en el registro y así evitar que un atacante genere un bloque falso y lo añada a la red o que modifique un bloque existente. Pero no todas las criptomonedas funcionan de la misma manera, ya que la forma de minar depende del sistema que utiliza la cadena de bloques o el algoritmo de cada criptomoneda.  

Beneficio económico de minar 

Por la realización de esta importante labor, los mineros cobran una cantidad de dinero por su trabajo de minería, y en el caso de Bitcoin cada vez que un minero encuentra un bloque válido es recompensado con 12,5 bitcoins. El pago se realiza con criptomonedas que se encuentran en reserva y en ese momento entran en circulación, es por esto que erróneamente se suele creer que la minería de criptomonedas consiste en generar nuevas monedas. Las monedas ya están previamente definidas, sin embargo, a través de la minería se logra que entren en circulación nuevas monedas.
   
En el sistema de Prueba de Trabajo (PoW), los mineros utilizan computadoras con potentes procesadores comerciales o especializados, para resolver acertijos hash que, una vez resueltos, les permiten proponer el siguiente bloque de transacciones a agregar en la cadena de bloques y cobrar la recompensa por ello, valorada en criptomonedas.

Facilidad y dificultad de la minería 

La facilidad o dificultad para la minería de criptomonedas depende de cada una de ellas. Si bien Bitcoin es la primera criptomoneda y la más popular, en la actualidad existen más de 100 alternativas, también conocidas como altcoins. Cada una de estas monedas tienen sus propios algoritmos y costos de minería. 
   
Ethereum es considerada la segunda criptomoneda más utilizada después de Bitcoin, y es posible minarla a partir de una tarjeta gráfica y el software específico. Si lo comparamos con Bitcoin, Ethereum es mucho más fácil de minar, gracias a que necesita menos recursos. En mucho procesos de minería es posible participar tan sólo con una buena tarjeta gráfica, las cuales funcionan muy bien para resolver cálculos matemáticos, incluso con una computadora tradicional, y el proceso se puede llevar a cabo desde el hogar, siempre y cuando se cuente con energía e internet estable.
   
Esto representa una relativa facilidad en la mineria de criptomonedas, sin necesitar la utilización de equipos avanzados, pero así mismo la labor será más efectiva entre mejor sean los equipos que se utilicen. Por esto la gente piensa que la minería de criptomonedas es cosa de grandes empresas y es imposible participar, lo cual en parte es cierto, pero no porque sea imposible, sino porque la competencia es tan grande que resulta muy poco rentable invertir en el equipamiento necesario para minar.

Alternativas para la minería 

Generalmente los mineros utilizan computadoras comunes o  algunas más complejas, las cuales requieren una fuente de poder alta en conexión y eficiencia eléctrica. Además requieren de una conexión a internet estable y constante, más no necesariamente de mucho ancho de banda. Y es en estos requisitos que radica la dificultad de la minería de criptomonedas, lo cual lleva a la evaluación de cuán rentable y productiva pueda llegar a ser esta labor en comparación con los gastos energéticos y en equipos que demanda su realización.
   
Como solución para utilizar procesos que disminuyan estos gastos surge otra opción, la Cloud Mining o Minería en la Nube, que permite a los usuarios comprar capacidad de minado de hardware en centros de datos remotos, por un tiempo preestablecido acordado, siendo en realidad un arrendamiento de capacidad de cómputo que evita adquirir hardware y software de minado, consumo eléctrico y de ancho de banda, entre otros requerimientos de un centro de minado.  Este sistema evita los inconvenientes que los equipos de minado generan, como calor y ruido excesivo, instalación de sistemas de ventilación, consumo eléctrico, etc, pero sus desventajas radican en las altas probabilidades de fraude.   
   
Cada día se desarrollan nuevos protocolos para la minería de criptomonedas, como el caso de nuestro más reciente desarrollo Arian, basado en un algoritmo de consenso único a nivel global, Proof of Achievement (PoAch), que representa una importante facilidad para minar ya que requiere más la participación del humano que de la máquina, pues depende de la simbiosis entre estos dos. Esta interacción trae como resultado una recompensa que es otorgada a la persona que logre alcanzar una meta, definida fuera del contexto de protocolo, es decir, que la definición de la meta o hito viene dada por la app o juego que interactúa con el nodo.    
   
De cualquier manera, no es imposible que una persona del común ingrese al mundo de la minería de criptomonedas, pero dependiendo de cuál sea el producto que escoja, o de la forma en que desee hacerlo, experimentará niveles de facilidad o dificultad, y así mismo obtendrá mayores o menores beneficios económicos. 
Artículo anteriorArtículo siguiente