El futuro del dinero fiat ante el desarrollo de la economía digital

Ya es bastante común enterarse de transacciones considerables que se hacen utilizando un medio digital, y más importante aún, dinero digital.

Economía digital

La digitalización de la economía es una realidad más contundente cada día. Las instituciones que tradicionalmente han venido administrando los recursos financieros de los ciudadanos, las empresas y los negocios ven en este fenómeno un elemento que les obliga a replantearse la manera de llevar a cabo sus procesos y funciones.

Para el ciudadano común, cuyos ingresos no son suficientes como para depositarlos en un banco durante un largo tiempo, la favorabilidad de la economía digital radica en hacer rentable su capital o patrimonio mediante inversiones productivas, algo que los bancos no ofrecen de manera efectiva.

Esta situación lleva a que el ciudadano común se cuestione con respecto a la manera en la que debe manejar su dinero en efectivo, o dinero fiat, ese que normalmente se utiliza para la realización de las transacciones a pequeña y gran escala, por personas corrientes y por empresas, y que se tiene como una posesión física o depositado en bancos, en títulos de valor, en acciones, etc.

Para el ciudadano común, cuyos ingresos no son suficientes como para depositarlos en un banco durante un largo tiempo, la favorabilidad de la economía digital radica en hacer rentable su capital o patrimonio mediante inversiones productivas, algo que los bancos no ofrecen de manera efectiva.

Esta situación lleva a que el ciudadano común se cuestione con respecto a la manera en la que debe manejar su dinero en efectivo, o dinero fiat, ese que normalmente se utiliza para la realización de las transacciones a pequeña y gran escala, por personas corrientes y por empresas, y que se tiene como una posesión física o depositado en bancos, en títulos de valor, en acciones, etc.

Una alternativa para el sistema económico tradicional

La rentabilidad que ofrece una entidad bancaria para un ahorrador común con un capital de inversión mínimo no es representativa, más si tenemos en cuenta que los costos de manejo de una cuenta bancaria ocupan lo equivalente a la rentabilidad y, en muchas ocasiones, hasta más. Estos gastos afectan negativamente el capital del ciudadano, y contrariamente se suman a los beneficios de estas instituciones y sus propietarios, es decir, la necesidad de estos intermediarios siempre actuará en contra de las personas comunes.

Esta es una de las razones por las que el inversionista de pequeños capitales opta por elegir otras alternativas de inversión que sean más favorables a sus necesidades. En este aspecto, la economía digital y el mercado de las criptomonedas resultan ser bastante atractivas, aún por encima de su volatilidad y de la falta de confianza de los sectores económicos tradicionales.

En lo referente a las transacciones comerciales, las tasas que imponen las entidades financieras también obran en contra de los pequeños consumidores, para quienes las transacciones directas en línea son una opción bastante provechosa. 

Dinero digital

La tecnología de las criptomonedas, o dinero digital, está impactando en gran manera la economía a nivel mundial, y este éxito se debe en gran parte a todo lo expresado anteriormente, economía y finanzas centralizadas, capitales en manos de pocas personas y un gran porcentaje de la población mundial con muy pocas oportunidades de éxito en lo que a beneficios económicos se refiere.

Más allá del surgimiento de las grandes granjas mineras y las pools que amenazan con monopolizar un mercado creado para ser accesible a todos, los desarrollos blockchain relacionados con criptomonedas siguen siendo una ventajosa alternativa para los inversionistas y emprendedores comúnes. Este mercado ofrece excelentes oportunidades de crecimiento económico que el sistema tradicional nunca le ha permitido al emprendedor independiente.

Ya es bastante común enterarse de transacciones considerables que se hacen utilizando un medio digital y, más importante aún, dinero digital. Ha quedado atrás aquella primera transacción que se llevó a cabo con Bitcoin entre dos personas cuando Satoshi Nakamoto envió un total de 10 bitcoins a Hal Finney, un criptógrafo estadounidense que participó en el desarrollo y puesta en marcha de este proyecto, así como la famosa compra de dos pizzas por un valor de 10.000 btc realizada por Laszlo Hanyecz. En cambio, nos encontramos con noticias en las que se mencionan compras de vehículos, casas y propiedades de alto valor, como el caso de la compra de una mansión en Miami a cambio de 455 bitcoins, el equivalente a 4.5 millones de dólares para ese momento, la cual le pertenecía a Michael Komaransky, un inversionista y fundador de un negocio de trading de criptomonedas. 

El acceso a una economía descentralizada

La descentralización es el objetivo principal de las criptomonedas y de la tecnología Blockchain que está detrás de éstas, una realidad que ha quedado demostrada con el surgimiento de nuevos capitales originados en el boom de Bitcoin y de otras criptomonedas alternativas, y que amenaza con poner en jaque tarde o temprano al sistema financiero tradicional.

En la actualidad, un emprendedor ve con buenos ojos las oportunidades que ofrece el ecosistema cripto en cuanto a inversiones y minería de criptomonedas, inversiones en desarrollo de startups, desarrollo blockchain, etc. Todas éstas son alternativas que dejan por fuera a ese tercero llamado sistema financiero y económico tradicional en el cual no tiene participación alguna.

Ante este panorama, a esos grandes intermediarios no les queda más sino incursionar en esta revolución de la economía digital y prepararse para desarrollar alternativas que le permitan ser parte de este nuevo universo financiero, en el cual el concepto de dinero como lo conocíamos hasta ahora ha tenido un cambio radical.

Si te ha parecido interesante esta publicación, te invitamos a dejar tus comentarios y suscribirte a nuestro Newsletter para que sigas recibiendo información del universo económico digital. 

Artículo anteriorArtículo siguiente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *