El blockchain en el Marketing Digital

Áreas como el e-commerce o el posicionamiento web podrían cambiar drásticamente con la aplicación de esta tecnología

Blockchain está tomando cada vez más protagonismo, ya no sólo su impacto se está evidenciando en el área financiera, sino también en distintos ámbitos de las sociedades en el mundo.

Esta tecnología consiste en una cadena de bloques que permite la transferencia de datos digitales de manera codificada que no permite la alteración de los mismos, convirtiéndolo en un proceso transparente y confiable, siendo comparado continuamente con el libro de contabilidad de una empresa, en el que se registran todas las entradas y salidas de dinero, pero en un formato digital.

Otra característica novedosa es que las transferencias no son comprobadas por algún intermediario, sino que está distribuida en diversos nodos independientes entre sí que la registran y validan.

Usos en el marketing digital

–  Seguridad en compras online: Se evitan las falsificaciones gracias a la transparencia en sus transacciones. Al colocar los productos en la cadena de bloques se puede tener un control desde su fabricación hasta la compra del destinatario. Una ventaja para el consumidor, quien puede verificar que lo que compra no es una copia, lo que genera mayor fortaleza en la marca.

Un ejemplo de aplicación de su tecnología es la compañía Volpone quien tiene sus cepas de vino certificadas con Blockchain. Escaneas el código QR de la botella y podrás conocer información detallada sobre el cultivo de las uvas, la transacción entre proveedores y la compra final.

–  Posicionamiento SEO y SEM: Google, Facebook o Twitter actúan como una central, son los intermediarios entre los anunciantes y los medios digitales, por lo que realizar SEM en un medio determinado necesita de las más grandes redes sociales para elaborar el posicionamiento. Con Blockchain este proceso sería más rápido y económico, porque en éste no habría intervención de un tercero y las páginas web deberán agregar la tecnología para hacer las transacciones.

–  Responsabilidad de las marcas: En el caso en que dos empresas quieran llegar a acuerdos deben confiar en su palabra o en dado caso buscar a un abogado o notario para que lo acordado pueda cumplirse. Con la tecnología de bloques esta realidad cambia, utilizando los contratos inteligentes, donde sólo las partes involucradas acuerdan los términos.

–  Propiedad y seguridad: En el ámbito musical, la industria disquera tuvo una fuerte decaída con la aparición de plataformas streaming como Spotify, Tidal, Deezer o Apple Music. Sin embargo, Blockchain puede simplificar lo complejo que es el proceso de la licencia musical.

Ya existen plataformas que trabajan en esta área, como Po.et, Tao o Steem que permiten al artista ofrecer su trabajo directamente a sus fanáticos sin intermediarios, teniendo el control y un mayor porcentaje de ingresos, a la venta por disqueras tradicionales.

–  Podría ser el fin del anonimato: Si toda la información estuviese contenida en Blockchain, donde tuviésemos una tarjeta o clave única y universal que pudiese ser utilizada para navegar, redes sociales y transacciones bancarias, se eliminaría el anonimato y las cuentas falsas utilizadas para desprestigiar a la competencia.

Para las compañías de redes sociales pudiese ser un desatino permitir que la cadena de bloques elimine su trabajo como intermediario en publicidad o en el posicionamiento de las páginas web. En tal caso, haciendo tratados que beneficien a todas las partes, poniendo como prioridad al usuario, generará mayor confianza y seguridad, las dos palabras fundamentales del blockchain.

Artículo anteriorArtículo siguiente