Blockchain y Bitcoin en apoyo a los derechos de la mujer

Blockchain se ha convertido en una innovación tecnológica que ha llevado a la creación de nuevos proyectos en favor de la protección de los derechos de los más vulnerables, en este caso mujeres y niños.

Economía sin brechas de género

Blockchain posee una utilidad mucho más amplia que darle respaldo a las criptomonedas. Sus posibilidades pueden llegar a revolucionar tantos campos de la sociedad y la manera como hasta este momento ha funcionado, pues sus más atractivas características radican en su capacidad de registrar, vigilar, subdividir y transferir la riqueza de forma segura a través de Internet.  
Según registros del Banco Mundial, las mujeres en países en desarrollo tienen menos posibilidades que los hombres de tener una identificación oficial, a menudo porque carecen de un acta de nacimiento u otra documentación necesaria. Igualmente, el 70% de la población mundial no tiene títulos de propiedad de sus tierras y dentro de estos datos las mujeres son el porcentaje más alto, lo que les hace poseer menos del 20% de las tierras en el mundo.
La habilidad de Blockchain para almacenar registros personales de manera segura y rentable le puede proporcionar a las mujeres identificaciones digitales, lo que a su vez podría permitirles tener tierras y cuentas bancarias, o aprovechar las oportunidades laborales en la economía formal. Así mismo, almacenar contratos en Blockchain ayudaría a las mujeres a proteger su propiedad, dada la capacidad tecnológica de eliminar la falsificación de documentos.
Aproximadamente el 40% de las mujeres en el mundo no tiene acceso a servicios financieros, debido a que no tienen una identificación. Blockchain ofrece una manera segura para completar transacciones financieras, lo que podría brindar a estas mujeres acceso a estos servicios y por consiguiente a su dinero.  

Tecnología para el empoderamiento femenino

En países como Afganistán, donde las costumbres culturales, religiosas e incluso las políticas gubernamentales generan un ambiente despótico y evidentemente agresivo con las mujeres, la lucha en contra de la desigualdad y el abuso es dura y constante. Organizaciones como Digital Citizen Fund, una ONG fundada en el año 2012 por la empresaria afgana Roya Mahboob, es responsable por la alfabetización digital de más de 9.000 mujeres. Desde sus inicios la fundación ha trabajado intensamente para ayudar a alcanzar el “empoderamiento financiero” y la independencia económica de mujeres, no sólo en Afganistán, sino en otros países en vías de desarrollo.  
Roya Mahboob con tan sólo 23 años fundó Afghan Citadel Software Company (ACSC), una empresa asesora de servicios de tecnología que inicialmente contrataba de manera predominante a personal femenino, un proyecto que resultó ser muy exitoso en sus comienzos, llegando incluso a firmar contratos con importantes instituciones incluyendo agencias gubernamentales de Estados Unidos y Afganistán. Pero la compañía sufrió un retraso en los pagos de agencias gubernamentales afganas, a la par del vandalismo y las amenazas de muerte a sus empleadas.
Por este motivo la empresa puso en marcha su segunda iniciativa: Women’s Annex, una compañía que ayudó a las mujeres afganas a escribir blogs y generar ingresos a través de la publicidad. Después de darse cuenta de que la gran mayoría de las mujeres empleadas no poseían cuentas bancarias, Mahboob giró su mirada al Bitcoin, un vehículo de pago capaz de trascender las instituciones financieras patriarcales de Afganistán. Es aquí donde se aprecian mayormente las bondades de la descentralización que otorga Blockchain al permitir liberar al sector más oprimido en sus derechos en ese país: las mujeres.

Mujeres con acceso a nuevas tecnologías

Según la ONU, existe una brecha de género del 23% en el acceso a Internet en el mundo en desarrollo, la cual se sustenta en las reglas culturales profundamente arraigadas y a las limitaciones financieras de las mujeres.  Motivados por esta dificultad, startups como 37Coins incluso están comenzando a explorar la posibilidad de que los pagos de Blockchain se realicen a través de SMS, lo que significa que no se requerirá de Wifi ni de smartphones para usar los servicios financieros Blockchain.
Esta circunstancia lleva a que el desarrollo de nuevas tecnologías enfocadas a dar solución a estos inconvenientes sea un reto por parte de esta organización. De ahí que la Organización de las Naciones Unidas para la Mujer esté implementando Blockchain con el fin de efectuar transferencias de efectivo en los campos de refugiados en Jordania. Este proyecto se desarrolla en asociación con el Programa Mundial de Alimentación (WFP), con quien pretenden beneficiar a través de esta tecnología a aproximadamente 115.000 refugiados.  
El principal objetivo de este proyecto es ayudar a que las mujeres refugiadas puedan obtener efectivo sin la necesidad de terceros, como bancos, así podrán hacer compras en supermercados o pagar por sus insumos de forma directa.  En el proyecto se utiliza la red de Ethereum para ayudar a las mujeres refugiadas de Siria a participar en los programas de trabajo y ayuda económica que ofrece la ONU.
La iniciativa está basada en un proyecto previo del WFP, conocido como Building Blocks, con el cual se le brindó ayuda a los refugiados de Siria en la región de Za’atari y que les permitía la adquisición de insumos o alimentos sin la necesidad del uso de tarjetas de crédito o débito, sino sólo por medio del escaneo de su retina ocular.

Blockchain para la prevención de delitos

Otro campo bastante preocupante para las organizaciones internacionales se refiere al tráfico infantil, el cual arroja cifras de casi 600 millones de niños, niñas y jóvenes menores de 14 años a nivel mundial. En búsqueda de soluciones, la ONU y la Red Mundial de Indentidad desarrollan una prueba piloto con Blockchain dirigida a disminuir estas cifras. La prueba busca dar identidades a niños y menores indocumentados, con el objetivo de eliminar la principal causa de vulnerabilidad de los afectados. La idea es que la tecnología Blockchain le brinde a las identidades digitales un estatus fidedigno, ya que es común que los niños sean sacados de su territorio a la fuerza con documentos falsos. 
Blockhain se ha convertido en una innovación tecnológica que ha llevado a la creación de nuevos proyectos en favor de la protección de los derechos de los más vulnerables, en este caso mujeres y niños. Proyectos estos que van en aumento como el programa “Blockchain for Humanity”,  o el de UNICEF para transacciones transparentes y algunas otras investigaciones.  
Artículo anteriorArtículo siguiente